Puentes romanos descubiertos gracias al láser y radar

depilación láser       Un georradar, un escáner láser y modelos matemáticos, estos han sido los causantes de descubrir y detectar esculturas medievales.

      Sí, el láser tiene más aplicaciones aparte de la depilación láser, pero muchos de nosotros jamás hubieramos imaginado que hubieran llegado a ser útiles para tal descubrimiento. Esta tecnología, que ya hemos visto que es impecable en la depilación láser, así como en la eliminación de tatuajes y más aplicaciones, es una de las tecnologías que ayudan en la conservación de estos puentes romanos y medievales.

       Gracias a esto, se han llegado a descubrir aracos ocultos, poder visualizar el perfil de la época medieval, detectar restauraciones de dicha época, o incluso localizar un grabado renacentista.

       Estos resultados han sido obtenidos por la Universidad de Vigo, tras analizar más de 80 puentes romanos y medievales. El uso de métodos no destructivos para documentar las características de nuestros monumentos y poder ver que estado de conservación poseen ha sido una de las preocupaciones de las organizaciones como la UNESCO.

       Estas preocupaciones han hecho que investigadores como los del grupo de Geotecnología Aplicada de la Universidad de Vigo hayan utilizado el láser y el radar para poder estudiar 85 puentes antiguos, situados en el noroeste de España. Esto lo consiguieron gracias a los rayos de luz y ondas empleados en ellos.

       El último puente analizado fue el de Monforte de Lemos, situado en Lugo. En este puente, según informaba la profesora Mercedes Solla, una de las autoras de la investigación y actual profesora del Centro Universitario de la Defensa en Marín, Pontevedra, el georradar informó de la existencia de dos arcos huecos y ocultos bajo tierra. Además, facilitó varios datos, como el espesor de las piedras que se encontraban en el interior, lo que fue fundamental para seguir con su descubrimiento y posterior estudio.

       Vamos ahora a analizar como está formado el georradar. El georradar, o más conocido como radar de subsuelo, (GPR) está formado por una antena, encargada de emitir y recibir pulsos de corta duración. También está formado por una unidad de control y un ordenador. Todo esto se forma en una plataforma como un carrito, donde instalamos todo el sistema y con el que iremos realizando la toma de datos de la calzada del puente.

       Por otra parte, tenemos el láser terrestre denominado Lidar, el cuál es el encargado de, gracias a su haz de luz, tomar en tan sólo unos minutos coordenadas x, y, z de todos los puntos del monumento. Gracias a estos millones de puntos, podemos obtener planos detallados y modelos en 3D del puente que estamos analizando.

       De esta forma, gracias a este láser, en muchas ocasiones se han llegado a detectar detalles estructurales y geométricos desconocidos hasta el momento, incluso grietas en muchas de las construcciones. Por ejemplo, en el puente romano de Segura (perteneciente a los municipios de Piedras de Albas y Segura) se detectó restos de un grabado renacentista en uno de sus arcos, algo impensable de descubrir si no fuera gracias a este láser.

       Otro ejemplo es el puente romano de Lugo, en el cuál los investigadores identificaron restauraciones efectuadas a lo largo del tiempo, pudiendo diferenciar las zonas en las que se había empleado granito de las que se había empleado esquisto, que es un material con muy poca conductividad, en cambio, en el granito, las ondas del radar se propagan mucho más rápido.

depilación láser investigadores Vigo

       Todo esto a servido para formar parte de un proyecto europeo de aplicación de tecnologías para la gestión e inspección de infraestructuras (SITEGI), ya que esta iniciativa se ha unido a dicho proyecto, acompañado al vehículo móvil constituido con un láser escáner móvil 3D, un georradar, cámaras termográficas y un perfilómetro de superficies.

        De entre todos los descubrimientos y mejoras que se han realizado gracias a este conjunto de tecnologías, cabe destacar:

- Reconstrucción de arcos en los puentes Lubiáns y Bibei

- Restauración de la calzada de los puentes de Monforte, Cabalar, Bibei y Areas – Descubrimiento de la presencia de arcos ocultos en los puentes de San Antón, Monforte y Carmen de Abajo

- Descubrimiento de antiguos perfiles de la estructura en los puentes de Lugo, Madalena y Traba

- Recogida de datos estructurales sobre el refuerzo del puente de San Antón

- Recogida de datos sobre el espesor de las dovelas en los puentes de Freixo y Bibei

- Recogida de información sobre la cimentación en los puents de Cernadela, Areas y San Clodio

- Descubrimiento de una posible cavidad en un pilar del puente de Traba

- Documentación de los materiales modernos utilizados en las calzadas, como es el hormigón armado en los puentes de Carracedo y Loña y el suelo-cemento que se utilizó en la construcción del puente de Cigarrosa y Ourense

- Descubrimiento de áreas de afección de humedad en el puente Lubians

       Así, hemos visto como otra de las aplicaciones del láser, aparte de la ya conocidísima depilación láser, es responsable gracias a otras herramientas tecnológicas como es el georradar de algo tan importante como es el descubrimiento, recogida de datos y ayuda a la restauración de puentes romanos y de época medieval.

Un pensamiento en “Puentes romanos descubiertos gracias al láser y radar

  1. Pingback: Anónimo

Los comentarios están cerrados.