Legislación depilación láser

          Vamos a hablar de la normativa que hay y las legislaciones para las clínicas de depilación láser, los tratamientos de depilación láser y toda la industria en general que trabaje con cualquier tipo de láser para fines médicos.

         En primer lugar, comentaremos que en el año 1989 se aprobó una normativa, llamada IEC-825 de Seguridad en la Radiación de los Productos Láser, Clasificación de los Equipos, Requerimientos y Guía del Usuario, por la Comunidad Europea, y es ahora mismo la referencia más importante que se utiliza para realizar un correcto uso del láser en la industria y la medicina, ya que quitando estas normas hay muy poco más en todo lo referido a la legislatura en la depilación láser.

legislación depilación láser

          Esto fue posible ya que unos años antes, tres exactamente, se creó un Comité de Seguridad Láser en Medicina, que tenía representantes de distintos países de la Unión Europea, por lo que se crearon tres grupos de trabajo para ocuparse de distintas áreas, las cuales eran: seguridad, aplicaciones cardiovasculares y tratamiento tumoral.

          Aun así, cada país de la Unión Europea establece sus requisitos técnicos concretos para el uso del láser médico, y aunque no estén incluidos todos, hay varios que son los que poseen sus requisitos concretos para su país, y actualmente esta es la situación que hay en los siguientes países:

 – España: En nuestro país, actualmente no existe una regulación concreta para nosotros a nivel nacional, sino que nos acogemos a las generales de la comunidad europea. Tan sólo hay una iniciativa de la Comunidad autónoma de Cataluña en la que los tratamientos de depilación láser deben realizarse con un control médico.

 – Francia: Hay dos normativas actualmente para el uso de los aparatos láser, son la NFC 74-311 y NFC 74-312

 – Reino Unido: En los 192 distritos sanitarios que hay en las regiones de Inglaterra y de Gales se pidió desde 1984 que añadieran un Laser Protection Adviser, además de que las autoridades realizan inspecciones y certifican todos los centros autorizados para poder usar el láser, entre ellas las clínicas de depilación láser, aunque aún no hay una norma oficial para que la puedan utilizar los médicos, aunque sí que los hay no oficiales.

 – Italia: En Italia se encuentra una guía para Utilización Clínica de los Láseres

  – Dinamarca: En este país se estableció una regulación específica para los aparatos láser, con aspectos muy concretos en la seguridad dentro de quirófano y aspectos éticos, pero respecto a las clínicas de depilación láser y el resto de clínicas no hay ninguna normativa que esté clara del todo. Para su estudio, hay dos centros de formación en laserterapia que se encuentran en la Universidad Clínica de Copenhague y el Hospital Roskilde

 – Grecia: En este país hay programas de educación en laserterapia, realizados por el Instituto de Estructura Electrónica y Láser

 – Alemania: Existe una regulación que afectan a las instalaciones y uso de sistemas láser de aplicación para los médicos, fabricantes e importadores, que se encuentra dentro de la Regulación para Equipos Médicos (Medizingeräteverordnung Láserstrahlung)

 – Estados Unidos: Es el país que posee la regulación más completa de todas, incluyendo aspectos industriales y sanitarios respecto al láser. Una de las normas que más repercusión tienen hoy en día es la “Safe Use Of Lasers Z-136.1”, realizada por el American National Standars Institute y que afecta además de a las clínicas de depilación láser, a toda la industria del láser. Los Laser Boards realizan exámenes de calificaciones anuales.

 – Canadá: Este país posee un documento que afecta a la seguridad física y a la organización, la Canadian Standard Association

Tipos de láser según el riesgo

          Hay una normativa vigente de AENOR (Asociación Española de Normalización y Certificación), concretamente la UNE-EN 60825-4:2007/A1:2010 sobre seguridad de los productos láser  que dice que la EMP (exposición máxima permisible) como nivel de radiación de cualquier persona al láser debe ser según unos niveles para no sufrir ningún efecto secundario y no correr riesgos innecesarios.

depilación láser legislación

          Según los valores la de exposición máxima permisible, se crean un tipo de ranking de valores llamado LEA, y según este criterio se pueden agrupar los distintos láser que se utilizan en las clínicas de depilación láser.

Según este tipo, se ha creado un sistema para poder medir los tipos de láser según su potencia y su riesgo, dividido en las siguientes clases:

 – Clase 1: Son los productos láser que son seguros en cualquier condición posible, incluyendo siempre el uso de los instrumentos de visión directa

 – Clase 1M: Son los productos láser que emiten en un intervalo de longitudes de onda, medida en λ, entre los 302,5 y 4000 nm. Pueden ser peligrosos si se emplean en instrumentos ópticos de visión directa

 – Clase 2: Son los láser que su emisión es visible en el intervalo de longitud de onda de entre 400 y 700 nm

 – Clase 2M: Son los láser que emiten radiación visible entre 400 700 nm de longitud de onda, y que su protección ocular se consigue por la adversión y reflejo parpebral.

 – Clase 3R: Son los láseres que emiten entre los 302,5 y los 106 nm. Su visión directa al haz de luz es muy peligrosa.

 – Clase 3B: Es la potencia del láser que es peligrosa a la vista, y también muy frecuentemente para la piel. Estas instalaciones son peligrosas para la piel por medio de la exposición a un rayo láser, cuando sus valores de exposición se sobrepasan.

 – Clase 4: En esta clase, la potencia del láser es peligrosísimo tanto para la vista como para la piel, además de que las partículas difusas de los rayos dispersas también son peligrosas. Esta potencia puede producir incendios o quemaduras. Cualquier tipo de exposición a los ojos o piel traerá grandes prejuicios. Al usar instalaciones con tipo 4, siempre se comprobará que hay medidas de seguridad contra incendios y explosiones.